La crisis afecta aun a demasiadas familias

Con las elecciones a la vuelta de la esquina, algunos partidos políticos ya han salido a celebrar la inminente recuperación de España… sin embargo ¿realmente nos hemos recuperado o solo se trata de una maniobra política?

Realmente esto es complicado de saber.
Es cierto que no estamos como al principio; ha habido ciertos indicios que nos indican que vamos por muy camino. Ahora bien, para saber si estamos saliendo o no del hoyo será muy interesante ponernos a analizar ciertos factores.

Datos del paro

Cola del PARO

Si analizamos los datos del paro en comparación con los del año pasado nos daremos cuenta de que son buenas noticias. Es cierto que hay algunos meses (sobre todo los de verano) donde las cifras de empleo mejoran siempre; no obstante, en este 2015 las cifras han sido todavía mejores.

Estamos hablando de empleo estacionario: es decir que una vez que se acaba la temporada de verano, las personas se van al paro. Aunque esto también ha ocurrido en el 2015, lo cierto es que la destrucción de empleo no ha sido tan pronunciada.
Ahora bien, tras estos datos de empleo se esconde una gran verdad.

Hay muchos trabajos en donde solo se contrata unas horas a la semana. Por ejemplo, imagina que a una persona se le ofrece un trabajo de 3 horas cada dos días a la semana (un total de 12 horas) y se le paga un sueldo de 260€.

Esta persona sale automáticamente de la lista del paro como si hubiera encontrado empleo… ahora bien, aunque lo ha hecho, con ese dinero no puede mantenerse; necesitará vivir con alguien, tener otro trabajo o recibir algún tipo de ayuda.
Aunque los datos del paro son buenos teóricamente, también esconden su parte negativa.

Aumento de los precios de los servicios

Por otra parte, durante la crisis es cuando más han subido los precios de los servicios, en especial de la luz y del agua sin hablar del IVA. Esto, por supuesto, no ha hecho otra cosa que mermar el ahorro de las familias.

Lo peor de todo es que, a pesar de que la situación parece haber mejorado, los impuestos asociados siguen altos.
Esto nos quiere decir que las familias todavía siguen pasando muchos apuros para poder hacer frente a las facturas que tienen mes a mes. La gran mayoría ha reducido lo máximo posible sus gastos mensuales… pero se llega a un punto en el que no se puede más.

Según los expertos, pagamos entre 50-60€ de luz sin tan siquiera haber encendido el interruptor (es decir, impuestos). Por esta razón, por mucho que se quiera recortar, se llega a un punto en el que es completamente imposible.

Aumento de la inflación

Aumento de la inflación

Lo mismo que en los servicios que comentábamos anteriormente pero ahora referido al coste de los alimentos así como otros productos de primera necesidad. El precio de los mismos se ha elevado de forma agigantada en los últimos años.

Aquellos alimentos considerados necesarios también han visto su precio aumentado. El hecho de pagar un 21% de IVA solo ha agravado la situación. Lo peor de todo es que desde Bruselas apuntan a una nueva subida… aunque claro, al estar cerca de las elecciones es muy probable que no ocurra hasta el año que viene.

Con todos estos datos nos hacen pensar que la llamada recuperación está más lejos de lo que parece. Es cierto que hay avances significativos… sin embargo, en cualquier momento podría torcerse nuevamente al hoyo en el que estábamos.